Así fue como @seslnar0n a Canserbero y a su mejor amigo Carlos

La noche del 19 de enero de 2015 quedará marcada como un oscuro episodio en la vida de María Natalia Améstica, la ex mánager del renombrado artista Tirone José González Orama, conocido artísticamente como Canserbero. En esa fatídica noche, mientras se encontraba en su residencia en Venezuela, Améstica perpetró un acto atroz que conmocionaría al mundo. Preparó un té adulterado para el artista, añadiéndole dos blister de 0.5 mg de Alpram, un medicamento utilizado en el tratamiento de la ansiedad y los ataques de pánico.

Después de administrar la bebida envenenada al ya fallecido Canserbero, Améstica se retiró a la cocina. En ese momento, su pareja y mejor amigo del artista, Carlos Molnar, hizo su entrada, supuestamente para entablar una conversación. Sin embargo, al percatarse de que su esposo estaba experimentando somnolencia debido a las sustancias suministradas, Améstica lo atacó brutalmente con tres puñaladas: una en la espalda, otra en el brazo y una tercera en el cuello.

Tras consumar este horrendo acto, Améstica observó que Canserbero yacía inconsciente por efecto de las pastillas, por lo que decidió asestarle dos puñaladas adicionales en el costado. De acuerdo con las declaraciones proporcionadas por la mujer a la fiscalía, al no saber cómo proceder a partir de ese momento, contactó a su hermano, Guillermo Améstica, quien se presentó alrededor de las 11:00 de la noche, acompañado de tres individuos que, según su versión, ofrecerían ayuda para alterar la escena del crimen.

Los individuos, que se hacían llamar "funcionarios", perpetraron un nuevo ataque contra Carlos, al mismo tiempo que brindaban instrucciones a los hermanos Améstica sobre cómo manipular la escena del crimen. A las 5:00 de la madrugada del 20 de enero, arrojaron el cuerpo del artista desde la ventana del décimo piso del edificio Camino Real, ubicado en el norte de la ciudad de Maracay.

Luego de este macabro acto, Natalia Améstica se retiró del lugar, tomó un baño y finalmente buscó ayuda entre sus vecinos. Por su parte, Guillermo Améstica, hermano de Natalia, quien estuvo presente en la Fiscalía el 25 de diciembre alrededor de las 9:50 de la noche para ofrecer su testimonio, corroboró la versión de su hermana. Afirmó que solicitó la presencia de dos "funcionarios" para que lo acompañaran al lugar del crimen, y al llegar, constataron la muerte de Carlos y Canserbero.

Guillermo Améstica explicó que los mencionados "funcionarios" les asesoraron en la manipulación de la escena para simular un homicidio seguido de suicidio. "Ellos preparan la escena, se retiran y dejan todo dispuesto para que el cuerpo sea arrojado en un horario específico", detalló. Después de lanzar el cadáver, Guillermo regresó a su hogar, llevó a su hijo a la escuela y, al recibir una llamada que le informaba sobre lo ocurrido, se percató de que el espeluznante crimen ya era de conocimiento público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir